Noticias

#ELLASDECIDEN Florencia Masztalerz: "Creo profundamente en la industria como motor de desarrollo de un país"

#ELLASDECIDEN Florencia Masztalerz: "Creo profundamente en la industria como motor de desarrollo de un país"

#EllasDeciden: Mujeres líderes de la industria metalúrgica argentina En este ciclo, invitamos a conocer a las mujeres jóvenes que lideran la nueva generación de industriales, para reconocer y visibilizar, por un lado, el rol, los logros y la labor de las mujeres en la industria y por el otro, la importancia de la gremial empresaria representada en ADIMRA Joven para su trayectoria.

Florencia Masztalerz – 32 años

Chivilcoy – Buenos Aires - Argentina

Lic. en Relaciones Internacionales y Asuntos Exteriores - Master en Finanzas

(Universidad de Belgrano)

Gerente General de Talleres Belgrano S.A.

Vicepresidenta de ADIMRA Joven

 

La empresa

Talleres Belgrano fue iniciada por mi abuelo, el papá de mi mamá, quien solo había terminado el primario. Él tenía su taller al lado de la casa, en el centro de Chivilcoy, en la calle Belgrano. Como en la zona había muchos molinos de harina, se las ingenió para darles asistencia acondicionando y haciendo equipos. En 1992 se suma mi papá, ingeniero mecánico. Como él venía de la industria aceitera, agregó la parte de equipos para esa industria. Al poco tiempo, se instala en una ciudad cercana una planta de alimento para mascotas muy importante. Entonces, nos empezamos a involucrar también en la industria de alimentos para mascotas, siendo hoy nuestro principal rubro. Llegó un punto en el que los equipos a fabricar excedían la estructura del taller ubicado en la ciudad, al punto de tener que usar la calle por falta de espacio... así que se decidió comprar un terreno en el parque industrial. Hoy contamos con 3 naves.

Mi mamá arrancó a trabajar acá a los 17 años. Como manejó los créditos y las cuentas de los bancos... Donde ella veía créditos buenos, iba, y todo se construyó así. Ella estuvo siempre ahí, atenta, viendo oportunidades. Hubo una combinación clave entre mi mamá y mi papá. Fue fundamental para ser lo que somos hoy. Yo estoy acá tratando de mejorar, orientando el desarrollo hacia donde va la industria.

Actualmente, somos 26 empleados. No vendemos nada estandarizado, es todo por proyecto: en eso nos diferenciamos. Los equipos son a medida. Viene el cliente con una necesidad, y nosotros repensamos esa necesidad para diseñar una propuesta realizando pre-ingeniería. Muchos de nuestros clientes nos eligen por eso: confían en nuestra ingeniería, además de que muchos de ellos no cuentan con un departamento de ingeniería propio. Nos eligen por la confianza y la experiencia.

 

Su trayectoria

Estudié Relaciones Internacionales, y a partir de ahí me interesó la parte política. Vivía en la Ciudad de Buenos Aires, y estaba por estudiar una maestría en Administración y Políticas Públicas. Siempre me gustó ese sentimiento nacional. Pero, en un viaje…. un viernes, mi papá me traía a Chivilcoy para pasar el fin de semana, y en el auto escuché una conversación que tenía con una empresa de Austria, un proyecto grande. Escuché la negociación, la conversación entre ellos... y me interesó un montón. Cuando terminó la charla, le dije a mi papá: "Quiero ir a la fábrica".

Vine a la fábrica al otro día, y vi todo... las ventas, el personal, los diseños en los que trabajaban... y ese día decidí que iba a estudiar una maestría en administración con especialización en finanzas, pensando en venir acá. Un tiempo después de terminar la maestría decidí renunciar y volver a Chivilcoy. A los 15 días, empezaba mi primer día en Talleres Belgrano. El primer mes viví con mis papás, hasta que encontré un lugar donde me instalé.

Por suerte, acá hay un equipo de trabajo muy lindo, que me acompañó en este curso acelerado de lo que es la industria nacional. Me encanta formar parte de esto, porque creo profundamente en la industria como motor de desarrollo de un país.

 

Su visión y trabajo junto a ADIMRA Joven

En este interín de sumarme a la empresa, descubrí que me gusta mucho estar acá, me interesan muchas áreas, y eso me permite conocerme a mí misma y crecer. Como mujer al frente de una empresa exportadora, me llamaron a algunos eventos que se organizaron. Al año de llegar a Talleres Belgrano participé de uno sobre Género y Comercio Exterior, y la referente elegida para representar la industria habló de la gremial empresaria. El tema me llamó la atención. Yo quería estar ahí, porque la política es algo que llevo conmigo, el querer ser parte de algo importante, dejar una huella y hacer algo por los demás. Política no es solamente “los políticos”, sino ver qué puedo hacer por mi comunidad. No es pensar en nuestro espacio, es hacerle bien a los demás también.

Desde Chivilcoy me mencionan a ADIMRA. La predisposición que encontré... fue rapidísimo, me pusieron en contacto y me llamó en su momento Ivana Taborda para invitarme a participar de ADIMRA Joven. Me comentó que es una comisión transversal a las demás, y dije... Este es mi lugar. Sentí que era mi lugar. Cuando llego a las primeras reuniones, la bienvenida de los chicos fue genial. Me empezaron a contar sus experiencias. Se estaba haciendo Fábricas a Puertas Abiertas (programa de ADIMRA Joven en que se invita a estudiantes de secundario a visitar fábricas). Desde mi llegada a Talleres Belgrano quise conocer otras fábricas para saber qué hay, para conocer hacia dónde va la industria. Hasta entonces yo llamaba a las fábricas de la zona para ir conocerlas. Cuando vi Fábricas a Puertas Abiertas, dije: esto es lo mío. Yo no sabía cómo formarme o aprender de lo que hacen los demás, y para mí este ámbito fue ideal. Acá puedo aprender un montón y aportar. La vida es un equilibrio de tomar y dar, y acá puedo dar lo mejor de mí para que crezcamos y aprendamos juntos. Con el trajín del día a día, es difícil, pero si mi mundo es solamente éste, me aíslo de todas las cosas que pasan afuera.

Hoy estoy más fuerte, más firme, y la gremial me ayuda mucho en eso. Me sirve mucho para las decisiones que tomo acá. Conocer las políticas que se están llevando adelante, qué direcciones hay, sirve para tomar decisiones más acertadas. Por otro lado, desde ADIMRA me ayudaron mucho a resolver temas que una PyME sola no puede. Hay desafíos que son lindos, y es un aprendizaje constante. El cambio de reglas es la regla del juego. El acompañamiento de mi equipo fue muy importante, y el de los chicos de ADIMRA Joven también. Es un grupo muy lindo, con comunicación constante. Tenemos muchas ganas de construir.

En ADIMRA Joven te encontrás con que somos un montón de mujeres. Cuando abrís el panorama y conocés más líderes, ese ida y vuelta de prácticas, el hecho de estar con pares y compartir experiencias, es muy enriquecedor. Me siento muy acompañada. Es un ámbito para encontrar pares, sobre todo jóvenes. La fortaleza de las mujeres que hoy están en la gremial, que pasaron un montón de situaciones, pero sin embargo siguieron defendiendo su lugar y no se bajaron. Eso es muy valorable.

Confío en que más adelante se va a entrar a una reunión y no van a ser todos hombres. Hoy ya eso llama la atención. Más adelante, sería un orgullo para mí que no nos llame la atención si son todos hombres o todas mujeres, o si hay la misma cantidad de unas o de otros. Llegar a eso es una lucha de todos, debería ser un objetivo de toda la sociedad. Que nos parezca una locura que a las mujeres de ADIMRA les haya costado tanto estar ahí. Que las nuevas generaciones lo tengan incorporado. Continuar lo que se empezó, que tanto costó, y recordarlo en nuestras actitudes de todos los días.

 

Fotos

Adolfo Alsina 1609

(011) 4371-0055